Shop Mobile More Submit  Join Login
About Digital Art / Student Member Mario SantisMale/Chile Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Premium Membership
Statistics 362 Deviations 948 Comments 12,241 Pageviews

Newest Deviations

Random Favourites

deviation in storage by ArttMadness
deviation in storage by ArttMadness

Watchers

Groups

deviantID

MarioSantis's Profile Picture
MarioSantis
Mario Santis
Artist | Student | Digital Art
Chile
Describirme a mi mismo me resulta poco realista, o soy demasiado generoso o muy critico, lo único claro que tengo de mi mismo es que seguramente me falte un tornillo por la tan surrealista forma de ver el mundo y de pensar y que por mucho que mejore mi arte, sentiré que es malo y que podría ser mucho mejor.

Aquí mi cómic: mariosantis.deviantart.com/art…

=============ArtStatus=============

No Requests by SweetDuke Trades - Friends Only by SweetDuke No Collaborations by SweetDuke Commissions - Open by SweetDuke Gifts - Friends Only by SweetDuke

=============About Me=============

Don't thank me Stamp by owleyed-angel Don't thank me Stamp by owleyed-angel Don't thank me Stamp by owleyed-angel Don't thank me Stamp by owleyed-angel Don't thank me Stamp by owleyed-angel
Photoshop Stamp by mushir Own Style Stamp by HyperactiveMothMan MALE ARTIST V2 by Queen-Soulia OCs Stamp by BowChickaBowWow
DA Stamp - Don't Agree 01 by tppgraphics DA Stamp - Difference 01 by tppgraphics DA Stamp - Way Too Serious 01 by tppgraphics DA Stamp - Debate 01 by tppgraphics DA Stamp - I Roleplay 01 by tppgraphics
Gamer Stamp by ClefairyKid DA Stamp - I Love Movies 01 by tppgraphics
Interests

Activity


Mature Content Filter is On
(Contains: violence/gore)

Prologo: Una noche en el infierno

     

Madrugada, Chernobil II

Caminaba lentamente por lo que una vez fue un prado verde interminable, donde la brisa fresca calmaba el pesar y se podían ver pequeños animales salvajes corretear entre el pasto. Eso era hace menos de un día, pero ahora, no era mas que un páramo seco e infernal, el aire seco, el fuego contrastaba con la oscuridad nocturna dando un panorama aun mas desolador al ver esas criaturas devorar a sus presas. Por mas que lo intento, soy incapaz de recordar con claridad que ocurrió para que todo acabara de forma tan caótica. Intente recuperar la compostura, aunque los gritos de auxilio de mis camaradas,los chillidos de esas criaturas y los civiles siendo masacrados no ayudaban en lo mas mínimo a tranquilizarme. Cuando quise darme cuenta una de esas criaturas de aspecto antinatural se percato de mi existencia y se abalanzo sobre mi mientras soltaba un aullido parecido a al de un gato moribundo pero mucho mas grave y potente. No pude hacer otra cosa que dar unos pasos hacia atrás mientras intentaba coger mi rifle. Estaba tan alterado que se me resbalo de las manos y me caí hacia atrás, la bestia se movía con velocidad pero de una forma muy terca, como un recién nacido dando sus primeros pasos. En unos segundos había recorrido los casi diez metros de distancia que había entre el y yo. Estaba aterrado, era un enemigo completamente desconocido, aparecido de la nada y atacando en emboscada, como si se tratara de una criatura inteligente con conocimientos bélicos, cogí mi cuchillo reglamentario que iba incorporado en mi armadura, estaba colocado en la cintura, justo en la espalda y con un diseño que se camuflaba con la armadura, espere a que se acercara hasta mi para intentar acertar un golpe mortal a la primera, seria mi única oportunidad de salir con vida de esta. Me arrastre lentamente hacia atrás sin apartar la mirada de la deforme criatura, intentando ganar tiempo para pensar y examinar cual parecía ser un punto débil. La criatura era como una especie de chimpancé gigante al cual le habían arrancado toda la piel, tenia unas extremidades delgadas y alargadas, sus manos solo tenían tres dedos y sus patas tenían una forma parecida a las zarpas de una ave. tenia una cola que se movía en espasmos, como si fuera solo músculo, sin ningún hueso que le diera control sobre los movimientos de la misma, su cráneo tenia una forma muy parecida a la de esos “homo neardentales” de los museos, pero carecía de mandíbula inferior y tenia muchos mas dientes de los que debería, luego en su cuello parecía haber como unas patas de araña que a mi suponer, le ayudarían a la hora de comer por la falta de su mandíbula inferior. La verdad, no tenia ganas de comprobarlo. Cuando ya estaba lo bastante cerca mío, me miro con sus ojos rojos, prácticamente parecían ser globos rojos hinchados y metidos a presión dentro de sus cuencas, por mas que lo miraba, mas repulsivo me parecía ese ser. Se abalanzo con ferocidad sobre mi cuello, intentando morderme, así que no pude hacer otra cosa que atacarle con el cuchillo, esperando acertar con lo del punto débil, como su cabeza parecía muy similar a la humana, supuse que también tendría el cerebro en el mismo lugar, como ya estaba preparado para morderme, tenia su garganta completamente a la vista, así que me arriesgue, con un rápido movimiento, saque el fino cuchillo de su funda, su hoja era nada mas que una fina lamina de acero y fibra de carbono, no superaba los 20 centímetros pero era lo suficientemente larga como para perforarle el cerebro a esa criatura, Metí mi mano dentro de su boca, con la cual empuñaba el cuchillo, cerré los ojos y rece.
     

Capitulo 1: Azufre y Cenizas

     

6:35 AM, 14 de Marzo del 2214, Planeta Minero “Magma Rock 31”

Abrí los ojos y me levante en un instante, estaba en una habitación pequeña, las paredes eran grises y el suelo de baldosas blancas, en la habitación había un pequeño baúl metálico junto a un armario de armas del tamaño de una nevera, un escritorio de madera desgastado, donde solo había un espejo simple y una mascara gris. Estaba sentado en la cama, empapado en mi propio sudor y algo alterado por la pesadilla de la cual acababa de despertar. Mientras calmaba mi respiración no pude dejar de pensar en el sueño, lo que paso hace tanto tiempo y aun hoy en día me seguía atormentando, la noche en cual perdí a todo mi pelotón y la pequeña colonia que teníamos que proteger, se me considero un héroe de guerra por sobrevivir  a ese infierno, pero la verdad, tampoco se puede decir que yo sobreviviera a esa noche, todo por lo cual se me podía considerar un ser humano, lo perdí en ese caos. Sin perder el tiempo, mire la hora, Eran las 6:35 de la mañana, otra vez me había despertado antes de tiempo, ha este paso, nunca dormiré todo el tiempo que necesita mi cuerpo, me levante con cierta prisa, pues quería salir cuanto antes a hacer mi trabajo y dejar de pensar en todo esto. Me puse mi uniforme de la confederación, al menos, lo consideraba así, no era mas que unos pantalones vaqueros desgastados y una camiseta gris que uso cuando entreno, me colgué mis chapas al cuello y me senté en mi escritorio, busque en uno de los cajones, donde encontré mi fiel pistola hecha pedazos, con unos diestros movimientos conseguidos por la rutina, monte la pistola. Era una vieja “glok” de 9mm, el modelo standard de la confederación, prácticamente llevo la vida con ella, con un cargador repleto mas otro con una sola bala, mirando en el reverso del segundo cargado estaba grabada la palabra “emergencia”. Cargue la pistola y abrí el armario, en ella había un rifle antimateria de casi dos metros de largo, la potencia de este rivalizaba con las armas de las naves espaciales, pero la munición es realmente cara, también había un guardapolvos gris con capucha, un chaleco anti-balas junto un montón de equipo militar, cogí un cinto para guardar la pistola y los cargadores, con el puesto, la pistola quedaba a la altura de la axila derecha y un cuchillo en la izquierda. sin perder tiempo me puse el resto de equipo, un par de guantes negros, protecciones para los codos y rodillas, ademas de un cinturón  con enganches para cargadores y granadas, por ultimo me puse el guardapolvos, tenia un peso considerable, pues tenia algún tipo de material antibalas entretejido en la tela, por ultimo, volví al escritorio y me puse la mascara, era de un diseño simple que recordaba a una calavera muy simplificada, tenia dos lentes verdes circulares para los ojos, ate el cinto de sujeción y comprobé si la visión nocturna y termina funcionaba correctamente. Cogí el rifle y salí de la habitación.

El pasillo estaba silencioso, ha estas horas o están aun entrenando los del turno de madrugada o durmiendo los del turno de la mañana, mis botas resultaban muy sonoras en el pacifico silencio del pasillo.

Llegue hasta el piso de abajo, era una sala amplia donde había un escritorio junto a la entrada, había un secretario controlando las entradas y salidas del barracón, yo con tan solo mostrar mi insignia del “C.O.T.” podía salir sin ser registrado, así resulta mas difícil seguir mis pasos, al mirar la insignia el se hecho ligeramente hacia atrás, y me miro a la cara, estaba claro que no había visto a muchos miembros del “C.O.T.”, aquellos que nos ven de forma recurrente suelen fingir que no existimos, saben que así es mas fácil resolver estas situaciones, porque si llaman demasiado la atención, ponen en peligro nuestro anonimato y su seguridad. Tan solo asentí a su reacción, con paso ligero, salí del lugar, pocas veces paso la noche en barracones oficiales de la confederación, suelo alquilar habitaciones de moteles de colonias del lugar, pero esta vez estaba en un planeta donde aun no se habían hecho colonias humanas, así que no me quedo otra opción, mi objetivo esta vez era un “señor de la guerra Draco”, al parecer era una especie de veterano de alguna guerra alienigena y se puso frenético, matando ha muchos humanos en su paso, al parecer no fui la primera opción a la hora de eliminarlo, ya habían muerto dos agentes en sus manos. No puedo evitar pensar a quien enviarían si yo también acababa muerto. Cuando quise darme cuenta, había salido ya del campamento y me estaba adentrando en el páramo rocoso de este planeta volcánico, mire hacia todas las direcciones en busca del lugar mas alto donde esconderme mientras busco su escondite, al parecer se encontraba en una especie de excavación minera y desde el nivel del suelo es prácticamente imperceptible, pues era un simple agujero sin fondo, sin ninguna estructura que disturbara este horizonte impregnado del carbon y la ceniza. Solo vi un volcán inactivo a lo lejos, al ser mi única opción, no me quedo otra cosa que poner a caminar en esa dirección.

Pasadas unas horas había llegado al pie del volcán, habían unas casuchas que se camuflaban con el volcán, estaban a la sombra y habían pintado las paredes para parecerse a las rocas de su alrededor. seria un buen nido de francotirador si llegara a necesitarlo, siempre y cuando estuviera deshabitada. En caso contrario me vería obligado a buscar un punto donde no se me viera desde la casucha, el que haya testigos de mi presencia es algo que no se tolera entre las filas del “C.O.T.”.

Al acercarme a la entrada, pude notar el ruido que procedía de dentro, era el filo de una espada siendo pulida, busque algún tipo de grieta en la madera por la que ver el interior sin ser percibido, en la misma puerta había una y no perdí el tiempo en ver quien era el inquilino o en el improbable caso de que sea mi objetivo en persona. Tenia la piel escamosa, de colores carmesíes con finas lineas pálidas cruzando su superficie y púas negras por toda la espalda y nuca. Era un kael’pa de clase volcánico, nunca conseguía recordar el nombre técnico pero sabia que era un kael’pa. Por desgracia, el que yo buscaba es de un amarillo verdoso. El kael’pa seguía afilando la hoja de una espada bastarda gigante con ornamentaciones demoniacas y la hoja negra, la habitación a su alrededor estaba vacía, solo una foto pegada en la pared, sujetada por un puñal clavado en la frente de quien aparecía en ella. Estaba claro que no se llevaba bien con el. Me fije mas en la foto, era otro kael’pa, esta vez con la piel amarillo verdoso, podría ser mi objetivo, si fuera así, podría usarlo a mi favor, dejar que estos dos se mataran entre si y al superviviente rematarlo yo, como dije antes, no puedo dejar testigos.

Prepare el cuchillo y abrí la puerta lentamente, el chirrido que hizo la puerta al abrirse lo alerto, con un movimiento ágil y diestro, sujeto su espada y la dirigió a mi cara, me miro con cierto odio pero se contenía. Abrió la boca con la intención de hablar pero la cerro sin decir palabra, relajo ligeramente su expresión, carraspeo un poco y empezó a hablar entonces.

-¿Quien eres?- Pregunto, por la sencillez de la pregunta yo diría que o desconoce mucho sobre nuestro idioma o es de los que van al grano.

-Mi nombre no es de importancia, pero si mi propuesta- Dije sin dilación, mostrar signos de alteración podrían dar una sensación de debilidad que podría conducir a mi muerte a la hora de tratar con kael’pas. Sin bajar la espada, siguió con su interrogatorio. -¿Que clase de propuesta podría ofrecerme un humano como tu?- Siendo un kael’pa era normal ese tipo de burlas, todo aquel que no tenga doscientos kilos de músculos es un blandengue a los ojos de un kael’pa.

-El de un beneficio mutuo, veo que le tienes odio a cierta persona que quiero ver muerta, si eres un mercenario y ese es tu objetivo, puedes quedarte con toda la recompensa, si es venganza, puedes quedarte su cadáver, yo solo quiero verle muerto lo antes posible.-

Soltó una sonora carcajada al oírme hablar, luego volvió a mirarme con desdén y con cierto escepticismo -¿Me tomas el pelo, y que ganas tu de todo esto?

Baje la hoja de la espada con mi mano y le respondí -El de verle muerto, me pagan por resultados, no por trozos de carne-

Mostró lo que parecía una sonrisa en su cara reptiliana y asintió -Entonces manos a la obra, como dicen los humanos- Se giro y cogió la piedra de afilar del suelo, se la guardo y salió de la casucha. Le seguí sin perder el tiempo. La excavación minera estaba al pie del otro lado del volcán, al parecer no fue tan mala idea venir aquí desde un principio. Era ya casi medio día, el sol se acercaba a su punto mas alto posible, al menos lo que seria el sol de este sistema solar. Yo y mi nuevo socio kael’pa, con un nombre impronunciable en mi lengua, de apodo “nid’jog” para abreviar, estuvimos discutiendo cual seria el mejor método para  entrar y acabar con la vida de su camarada desertor, aunque el seguía insiriendo en entrar y hacernos paso a base de dar “espadasos” a diestro y siniestro, tras convencerle de que eso conseguiría activar el sistema de seguridad y encerrarnos allí dentro para siempre, ya que los últimos mineros que conocían como desactivarla, murieron hace semanas. El acepto a regañadientes en descartar su idea. Al final quedamos de acuerdo en entrar sigilosamente y activar la auto destrucción de la base, lo que le obligaría a salir pitando de lo mas profundo de las complejas excavaciones, nosotros solo tendríamos que esperar afuera con nuestras armas listas. El comparo mi idea con un método de caza de su pueblo natal y que si se podía aplicar a alimañas gigantes, podía servir con traidores.

Una vez teníamos el plan listo, decidimos preparar el equipo hasta el anochecer, por suerte, en ese planeta, las horas de luz eran muy escasas, había una gran cantidad de escombros espaciales que acababan eclipsando la luz poco mas de 12 horas al día, aun así, el planeta era extremadamente caliente por la gran actividad volcanica del mismo. Yo intente pasarme ese tiempo en silencio, limpiando el mecanismo de mi rifle, pero al kael’pa no parecía gustarle mucho estar en silencio con otras personas, al mínimo indicio de un silencio perfecto entre el afilar de su espada y los “clics” que producía las piezas metálicas al ser limpiadas, se ponía a contar anécdotas de su vida, aunque no prestaba atención, procuraba asentir cuando me preguntaba si le había escuchado o si pensaba lo mismo. Llegado un punto, termino de afilar un cuchillo y lo arrojo contra la foto de la pared, esta vez dandole en la cara, entonces empece a escucharle con mas atención. Miro la foto con cierta melancolía, pero la ira aun se percibía en su rostro.

-Durante la guerra, fuimos camaradas, nos cubríamos las espaldas mutuamente, éramos imbatibles…- El paro de hablar un momento para tomar una bocanada de aire, creo que intentando calmarse. -Pero cuando la guerra acabo, el no lo acepto, se dejo llevar por la ira de los ancestros contra aquellos que no se lo merecían!- Esto lo dijo con furia y casi gritando, aunque no sabia que era la ira de los ancestros, suponía que era así como llamaban a ese estado de frenesí que sufrían al enfadarse. El siguió con su relato con voz mas calmada. -Tras mancharse las manos de sangre inocente, deserto y hizo añicos el poco honor que le quedaba en su nombre, ahora es mi deber el acabar con su vida como debe ser, en el combate.- Tras acabar de hablar, se levanto, cogió sus cuchillos y su espada, y salió por la puerta, el no iba a esperar mas y si quería que el plan funcionase, tendría que acompañarlo, monte el rifle lo mas rápido que pude, asegurándome que lo hacia correctamente y salí corriendo detrás de el.

Cuando salí, el ya estaba en carrera en dirección la excavación, aun había luz, pero empezaba a oscurecerse, aun existía la posibilidad de que el plan funcionase y no nos descubrieran, empece a correr tras el enfurecido kael’pa, intentando asegurarme de que no lo fastidiara todo. Una vez llegue a la entrada, el ya se había adentrado sin pensárselo dos veces, despedazando a todo aquel que se pusiera en su camino, no pensaba quedarme atrapado dentro cuando activara la alarma así que me puse a trastear con cada compuerta que me encontrara, asegurándome que no se cerraran. Para encontrar al kael’pa, no tenia que hacer otra cosa que seguir el rastro de sangre y destrucción, la mayoría de los muertos eran mercenarios kael’pas y algún que otro robot de combate hecho pedazos, al parecer habían conseguido hacerse con el sistema de seguridad antes de que llegáramos, otra cosa que tendría que arreglar una vez llegara a la sala de control. Por suerte, no estaba lejos, aunque el rastro de destrucción se adentraba mas aun en la excavación, la puerta de la sala estaba intacta, estaba claro que el ya no seguía ningún plan…

Tras colarme en la sala de control, me encontré con los cuerpos de los mineros que fueron tomados presos, seguramente los encerraron todos aquí para luego ejecutarlos, me senté en la silla delante de la consola y empece a desactivar toda la seguridad que quedase entera, ademas de mirar las cámaras y ver donde se encontraban tanto el kael’pa que me acompañaba y al cual había venido a matar. Por suerte y desgracia, el uno del otro estaban cerca, casi en lo mas fondo del lugar, aparte de ellos dos, no había nadie mas vivo en todo el lugar, así que decidí seguir con el plan. Sin testigos. Active la cuenta atrás de la auto destrucción,empezó a sonar una sirena junto una voz áspera y metálica contando hacia atrás desde 300 los dos kael’pas se alteraron por la alarma, pero solo uno intento ir hacia la salida. Apague las cámaras y me dirigí a toda prisa a la salida. Una vez fuera, me quede esperando, a ver si alguno de los dos salía antes de que estallara toda la excavación, la alarma cada vez se acercaba mas al cero, y ninguno de los dos se mostraban por el umbral de la salida, suponía que se habían encontrado de camino a la salida y habrían perdido el tiempo peleando en vez de asegurarse de sobrevivir. Espere allí sentado, hasta que la excavación desapareció sobre si misma, pasados unos minutos del ruido del chirrido del metal retorcerse y el fuego,el polvo empezó a despejarse para poder ver el lugar, todo estaba en silencio ahora, me acerque para ver si había algo entre los escombros… solo tierra suelta y metal candente y retorcido. Ninguna señal de los dos kael’pas, mi trabajo aquí había concluido, en el informe omitiría el detalle del kael’pa “nid’jog”, al mencionarlo tan solo haría que dudaran de mi lealtad por haberme aliado temporalmente con una especie alienigena. Volví al campamento confederado, allí tendría acceso a transporte, tenia una ultima cosa que hacer antes de presentar mi informe en el centro de mando.
     

Capitulo 2: Yermo del descanso


8:13 PM, 14 de Marzo del 2214, Planeta desertico “Grey Wasteland”

Termine de escribir mi informe en el frío silencio de la nave, estaba en piloto automático en dirección a un pequeño planeta de aspecto gris verdoso, en el no se veía una gota de agua. Era tan solo una roca olvidada por no tener nada de lo que aprovecharse, sin altos niveles de minerales, ni recursos naturales que consumir, y una atmósfera con bajos niveles de oxigeno, la escogí justo por eso, porque nadie vendría allí a buscar nada, al terminar el informe, lo guarde junto el resto de mi equipo, me puse mi traje, por ultimo, me lleve conmigo unos cuantos troncos, atados por una tela gris. El aterrizaje fue sencillo y rápido, tome una bocanada de aire antes de abrir la compuerta, en la superficie, cuesta un poco respirar, pero no presenta muchos problemas. Me puse en marcha, caminando hacia donde el horizonte era irregular, se podían ver cruces levantadas a lo lejos, a medida que me acercaba, mas cruces se llegaban a ver, no me hacia falta contarlas, sabia exactamente cuantas cruces había en total, 476, Empece a colocarlas hace un par de años, tras el incidente en chernobil, 125 por los civiles muertos de la colonia, los 31 soldados que me acompañaban esa fatídica noche, por ultimo, unas 320 bajas confirmadas que he provocado de servicio en el “C.O.T.”. Al estar delante de un espacio libre, usando los palos y la tela, prepare otras dos cruces, una por “nid’jog” y otra por el objetivo, ahora ya eran 478 las cruces con las que cargaba en mi espalda, 478 muertes bajo mi conciencia, este cementerio es mi único medio de escape que he dejado, todo lo demás lo sacrifique para sobrevivir, este tipo de cosas, son de las que se aprovechan aquellos que te quieren muerto. Por suerte, tomo muchas medidas para esconder esto del resto del mundo, la nave la pido con nombre falso y al llegar borro cualquier resto de la ruta tomada, luego, el trayecto que hay desde aquí a la estación mas cercana se consume casi el deposito entero, eso reduce las posibilidades de que alguien adivine que voy a este lugar en especifico. Una vez termine de clavar las cruces, di un rápido vistazo a todo el desolado panorama y me puse en marcha, tenia que seguir con mi trabajo.

De camino otra vez a la estación, repase el informe en busca de fallos o cosas que era mejor omitir, era un proceso lento, pero ayudaba a pasar el rato de vuelta. Mientras leía atentamente una de las paginas, la alarma empezó a sonar, mire por una de las ventanas de la pequeña nave, la alarma puede activarse por unas simples rocas esparcidas por el espacio hasta por alguna nave desconocida, podrían ser alguna nave mercante o alguna piedra que hubiera chocado contra el casco. Busque a lo lejos ha ver si había alguna clase de nave, mi búsqueda se interrumpió por el repentino crujido del metal, seguido del ruido del motor derecho al estallar, algo había impactado contra ello, con la ponencia como destruirlo, estaba claro que una roca no ha sido, aun me encontraba lo bastante cerca del planeta árido como para aterrizar en el solo con un motor, me dirigí deprisa al timón de la nave, desactive el piloto automático y di media vuelta. Bloquee la dirección para que fuera directo al planeta, empece a preparar mi equipo en caso de que bajaran al planeta a darme caza, el rifle, la pistola y el cuchillo como únicas armas, por ultimo, el oscuro guardapolvos junto a la tétrica mascara. Entonces la nave recibió un segundo impacto, esta vez perforo el casco por el suelo, la nave empezó a temblar, el entrar en atmósfera con el casco perforado sometía una presión sobre la nave que no podía soportar, a cada segundo el suelo se fracturaba mas aun, guarde mis armas dentro de una bolsa negra acolchada para proteger las armas del impacto, espere a que la nave estuviera lo bastante cerca del suelo y salte por el agujero.

Me desperté en el suelo, con un intenso dolor en los huesos, por mucho que me protegiera, no iba a aterrizar sano y salvo tras una caída de mas de 10 metros de altura. Me saque la mascara y le quite el lente derecho, que tenia clavada una pequeña roca afilada, tendré que consultar con el supervisor de equipo este defecto en el diseño… pensé. Volví a ponerme la mascara, pero esta vez sin el lente roto, mire a mi alrededor, a ver a que distancia había caído la bolsa con mis armas, había caído a solo unos metros de distancia de mi, estaba cubierta de polvo pero las armas estaban bien, tras eso, observe mi alrededor, en busca de los restos de mi nave a alguna nave en si, tanto si era alguien que hubiera visto lo ocurrido y quisiera ayudar como si fueran quienes me derribaron y quisieran acabar el trabajo. Lo único que vi fue un denso humo negro subiendo por el cielo, suponía que seria mi nave, me puse en marcha, ya que por haberme estrellado, la caja negra de la nave enviaría una señal de socorro a la estación mas cercana, no faltaría mucho para que alguien viniera a buscarme. Cuando me acerque al lugar del impacto, pude ver algo que me puso la piel de gallina, la nave estaba en llamas y las había esparcido por todo el lugar, había levantado del suelo las cruces con las cuales se había encontrado, y todas ellas, estaban envueltas en llamas. La escena en si no era tan impactante, pero no podía sentir escalofríos al verla, como los recuerdos de esa noche volvían a mi cabeza sin parar, los gritos resonando en mis oídos, esa sensación como si mi corazón fuera a estallar, el terror de esa noche había vuelto a mi, pero yo ya no era el mismo de ese entonces, apreté mis puños, respire hondo para que mi respiración volviera a la normalidad, abrí la bolsa y saque mis armas. Pude observar como una nave se disponía a aterrizar cerca mío, no era confederada, por los lados estaba pintado de rojo y bien cargado de armas, eran unos simples bandidos en busca de dinero fácil, seguramente vieron mi pequeña nave y creyeron que seria fácil desplomar a un simple explorador inadvertido. Cargue mi rifle y solo pensé en una cosa, sin testigos.

-Jajaja, Mike, Mike, ¿viste como esa chatarra choco contra ese bosque seco?, eso si era una fogata- Soltó con buen animo un hombre alto y en forma, embutido en un traje espacial con blindaje, pintado de negro, el tipo se estaba poniendo el casco para salir al planeta, en caso que no tuviera oxigeno, su compañero saco una carcajada por el comentario y le respondió -Esperemos que el lumbreras de dentro saltara antes de chocar, seguro que aun lleva algo de valor encima y en caso contrario… ya buscaremos donde venderlo a el, jajaja- Este ultimo ya tenia puesto el casco y estaba a punto de abrir la escotilla, esperando a que su compañero terminara de ponerse el casco, tras unos instantes, se puso a abrir la pesada puerta que mantenía el cierre hermético de la nave, los dos prepararon sus armas, eran unos simples rifles de asalto, nada muy potente, pero impone mas que pistolas y rifles de energía ante la gente desarmada. Cuando salieron al exterior, tenían ante ellos a un tipo de negro, que los miraba a través de una mascara con un solo ojo verde brillante, el tipo iba bien armado, miro a los otros dos y tan solo dijo -Me llevo vuestra nave- Al escucharle se quedaron consternados y cuando empezaron a reír, el hombre arremetió contra ellos, de un diestro movimiento le clavo un cuchillo en el cuello al de delante y cuando el otro reacciono, el ya tenia una pistola apuntando a su frente.

Tras acabar con los poco afortunados bandidos, se subió a la nave y puso rumbo a la estación mercante mas cercana, en el trayecto, tuvo tiempo para pensar en su forma de ser y el significado de lo sucedido, su ultima vía de escape acababa de arder delante de sus ojos, si mostraba lo mas mínimo del peso que cargaba sobre sus hombros, acabaría hecho cenizas, el mostrar debilidad no era una opción, mientras divagaba mentalmente, dirigió la nave a una pequeña estación comerciante cercana, si se acercaba a la confederación con esa nave, lo mas seguro es que le derribarían, pregunto sobre el diseño de esta, a ver si alguien le podía decir a que banda pertenecía o si eran autónomos, a los tres primeros les dio miedo incluso hablar con el, a los siguientes preferían no involucrarse pero le advirtieron de que se buscara otra nave cuanto antes, al ultimo, le pago una indulgente cantidad de dinero por la información. Pertenecía a un pequeño pero sanguinario grupo mercenario llamado “Feral Blade”, “nombre estúpido” pensó enseguida, pero parecían tener influencia por el lugar, por desgracia no sabia donde estaba su guarida, pero solían venir por la estación a gastarse el dinero en bares, tan solo tendría que esperar hasta que aparecieran.


0:15AM, 15 de Marzo del 2214, Estación Mercante “Ezy Moon”

Repase el nuevo informe recién terminado de escribir, en busca de algún error, me percate que me quedo mucho mas corto que el anterior, seguramente por el hecho que tuve que volver a escribir todo de nuevo, gracias a que el anterior ardió junto a la nave. Me había pasado un largo rato esperando la llegada de esos tipos para poder vengarme, pero no se mostraron por el lugar, así que decidí aprovechar el tiempo redactando el informe, seguido de empezar a preparar el siguiente que posiblemente me soliciten por el haber estrellado una nave confederada contra un planeta deshabitado y el haber acabado con una banda mercenaria, eso aun no lo había hecho pero planeaba hacerlo de un momento a otro. Mi pensamiento se vieron interrumpidos por u fuerte portazo de algún cliente borracho en busca de mas alcohol, mi sorpresa fue que llevase un traje idéntico al de los que me atacaron, todos los demás clientes apartaron la vista del recién llegado, como si tuvieran miedo de que les disparase por mirarle mal. Me levante de la barra y me acerque al tipo, al acercarme, corrigió su postura y intento parecer amenazador, cosa que no fue muy efectiva, pues le sacaba mas de 15cm de altura, cuando estuve justo delante suyo, casi se caía de la borrachera que tenia, le mire atentamente a través de la mascara y con un tono frío y ligeramente amenazante dije: —¿Eres miembro de “Feral Blade”?— a lo que el dio un brinco, seguido de un carraspeo de garganta y me respondió con tono grave bastante exagerado: —Si, ¿algún…— Antes de que llegara a acabar la frase, ya tenia incrustado en la cara los cristales de lo que una vez fue un vaso, se hecho atrás y soltó un alarido de dolor, lo empuje al exterior del establecimiento y lo tire a la calle, el se arrastro por el suelo en un intento desesperado de alejarse de mi, pero le alcance enseguida, puse mi pie en su espalda para evitar que se alejara, ejercí un poco de peso y el empezó a quejarse del dolor enseguida, sin cambiar mi tono de antes, seguí preguntando: —¿Donde se esconde tu banda de pacotilla?— la gente nos miraba, con cierto miedo y sorpresa, como si no se creyeran que aun había alguien que se enfrentase a los mercenarios estos, esperaba que al menos hubiera otro mercenario de esos cerca, para que avisara al resto y me ahorrara el trabajo de buscarlos. Presione aun mas con mi pie en la espalda del mercenario borracho, esperando a que respondiera a la pregunta, tan solo siguió gritando de dolor, su tolerancia al dolor era claramente inexistente, debía ser un estúpido que vio que vistiendo como esos tipos le daría cierto respeto fácil por el lugar, aun así, si tenia cierta información, se la sacaría. Levante mi pie y con los dos brazos, levante del suelo al borracho, le mire de cerca y con tono serio y cabreado le dije: —Si aprecias tu vida, ya me estas diciendo lo que sabes de “Fleral Blade”— El tipo se puso a llorar y a chillar de miedo, diciendo —¡No lo se! ¡No lo se!— como me suponía, era tan solo un idiota mentiroso, escuche un arma cargarse por mi espalda, debía de ser uno de los que yo buscaba, uno de verdad, sin soltar al tipo, me gire y lo use de escudo de carne, había un par de tipos con la misma armadura, pero con metralletas ligeras cargadas en sus manos, mientras sujetaba al tipo con mi mano derecha, deslice mi mano izquierda por mi espalda, cogiendo mi pistola, los dos tipos armados parecían no importarle el tipo, pues ni se inmutaron por los chillidos de socorro que no paraba de soltar este, en vez de eso, tan solo me apuntaron y dijeron de forma calmada: —¡Muestre su cara y diga su nombre!— Ignore su petición y a paso lento me fui acercando, aun usando a mi escudo humano en caso que decidieran disparar, aunque llegaran a hacerlo, el traje que llevaba podría soportar disparos del calibre de unas metralletas ligeras normales, aun así, no seria algo agradable de sentir. Coloque mi pistola contra la espalda de mi rehén, en principio para que se diera prisa y avanzara, ademas, pensaba que su armadura seria una imitación barata y podría disparar a través de el sin alertar a los que me apuntaban. Tras dar unos cuantos pasos, ellos se percataron que tramaba algo, se asustaron y se echaron ligeramente hacia atrás, seguido de gritarme: —¡No te muevas a menos que quieras que disparemos!—

         

Estaban alterados, era una oportunidad perfecta para aprovechar el calor del momento y hacer que sus nervios les traicionaran, con voz calmada dije: —Disparad— En el momento en que escucharon eso, bajaron las armas por la confusión, yo no perdí el tiempo y empuje a mi rehén contra ellos, el tipo tropezó y acabo tirando a todos al suelo, sin perder tiempo, dispare a matar. Tras unos instantes de fogonazos y el ruido ensordecedor de los disparos, el silencio reino en la calle, aquellos que se quedaron observando, estaban ahora escondidos y asustados, el que se hizo pasar por un mercenario, se escapo del lugar aterrado, posiblemente nunca mas se vuelva ha fingir que es un mercenario nunca mas, y los auténticos mercenarios, estaban muertos a excepción de uno, que había dejado vivo, seguí apuntando directamente a su cara en caso que intentase algo, la única razón por lo que mantenía con vida era para conseguir respuestas. Con voz fría y calmada dije:—Dime lo que quiero saber y no sufrirás— El se quedo mirándome con miedo, razonando cual seria la mejor opción para el,dudando que seria peor sufrir, o mi ira, o la de sus jefes cuando se enteren de su traición, daba igual cual decidiera, su final ya estaba escrito, pero el aun no lo sabia.

Capitulo 3: Justicia personal

Madrugada, Chernobil II

Corría por el bosque, con todas mis fuerzas, huyendo de las llamas que se propagaban a mi alrededor, intentando alejarme todo lo posible de la colonia, para dejar de escuchar los gritos, para dejar de ver la sangre, para dejar de tener esta sensación de desesperación en mi corazón, no dejaría de correr, hasta encontrar un lugar donde poder engañarme a mi mismo, con la mentira de que todo esto nunca llego a ocurrir, de fingir, aunque sea por un momento, de que toda esa gente no había muerto y yo no había sido capaz de hacer nada al respecto. Solo quería huir de todo ese caos. Podía sentir como la fatiga recorría mi cuerpo y lo volvía mas pesado, como me faltaba el aire en los pulmones por mucho que respirase y como mi corazón iba a estallar de lo fuerte que latía, aun así, no pensaba detenerme, ahora no podía permitirme quedarme quieto, tenia que seguir corriendo, sin me quedaba quieto, me alcanzarían.

7:40AM, 15 de Marzo del 2214, En algún punto perdido del universo

Me desperté sentado en una silla, estaba solo en una sala de una nave pequeña, podía sentir el ligero rugir del motor y el silencio del frío espacio. Otra vez había tenido un sueño sobre aquel fatídico momento, lo que pensé en ese momento, en el bosque, lo seguía intentando incluso hoy, habían pasado poco mas de dos años y yo seguía corriendo con todas mis fuerzas, como si al detenerme la muerte me alcanzara o el recuerdo de este. Tras despejar mi mente de ese sueño, busque en que punto estaba, recuerdo que saque unas coordenadas del mercenario, no sabia si eran ciertas o no, pero de algún modo u otro, acabaría encontrando a esos bastardos, me encontraba muy cerca de mi destino, con una nave confederada de exploración que suelo usar no habría llegado tan lejos en tan poco tiempo, pero en cambio esta nave híbrida de combate era realmente útil, se notaba que los comerciantes de esa estación estaban agradecidos por quitar de en medio a esos mercenarios de poca monta. Esta nave no debía de ser barata, ademas de que me la dieron completamente gratis, me dieron alimentos de aspecto extraño, seguramente de los planetas por donde habían pasado,aunque me aseguraron que eran comestibles y de buen sabor, el que tuvieran esas formas tan deformes y estrambóticas, le quitaba el hambre a cualquiera. Las guarde todas dentro de una pequeña caja, esperando encontrarle provecho antes de que se pudrieran. Estaba cerca de mi destino, un planeta árido fuera del control de la confederación. No sabia que podía encontrarme en la superficie, podría ser o un pequeño ejercito de mercenarios poco amistosos o bien unos pueblerinos alienigenas completamente inofensivos, aunque siempre existía la posibilidad que fuera una roca arenosa sin nada mas que eso, arena. Aun así prepare mi equipo, siempre hay que ponerse en el peor escenario posible para que nunca te pille por sorpresa. El aterrizaje fue simple, el entrar en atmósfera fue mas suave, gracias a que la nave estaba mejor equipada para ello, aun así la gravedad natural se podía sentir mas pesada que la artificial.

Una vez con mi guardapolvos y mi mascara colocadas, me volví a dirigir a los mandos, observe el gran desierto que era la superficie del planeta, las pequeñas nubes a la lejanía y las dunas de arena demostraban la presencia de una atmósfera habitable, ahora era la cuestión de encontrarla. Me puse en busca de algún tipo de estructura artificial que me aclarase que realmente había alguien ahí abajo, a los pocos minutos, me cruce con lo que parecía un pequeño pueblo construido junto a un pequeño oasis, al fijarme mas, había lo que parecía un hombre sentado en la orilla con una pequeña caña de pescar, con un suave movimiento de los controles, estacione la nave a poca distancia del oasis, recogí mis armas y me dispuse a buscar información de los mercenarios al ingenuo pescador.

Salí de la nave y me acerque con pasos tranquilos y sin prisa, no quería alarmarlo mas de la cuenta, una vez lo suficientemente cerca para hablar, el se sentó, volvió a tirar el sedal y me saludo. —Hola forastero, que te trae a nuestro humilde pueblo.— En ningún momento me miro, pero podía ver el perfil de su cara desde mi posición, tenia una corta barba plateada y unas cejas pobladas, su pelo estaba recogido en una cola y llegaba un sombrero castaño, estaba bronceado por el sol y sus ojos eran sinceros y de aspecto cansados por los años. En un principio me pareció un simple hombre anciano amable y sin segundas intenciones, pero al fijarme un poco mas, vi el viejo revolver guardado en una pistolera en su cintura, las cicatrices de sus manos y el cuchillo que escondía debajo de su gabardina. Si fue soldado o mercenario, estaba claro que sus días de pelea habían pasado, se habría retirado a esta roca como plan de jubilación, esto era una sola conjetura. Aunque no podía permitirme que una conjetura me hiciera bajar la guardia, debía ser directo con la conversación para encontrar a quien busco. —Me trae la venganza.— Respondí de forma seria y calmada. El anciano pareció sorprenderse al principio pero enseguida volvió a su rostro apacible y su amable sonrisa. —Pues aquí no hay mucho de lo que vengarse, solo viejas glorias retiradas como yo y los que lo pierden todo.— No me pare a pensar en su respuesta y seguí hablando. —¿Podría darme un par de indicaciones?, como donde pasan la mayoría del tiempo esos “que lo pierden todo”— El hombre me miro directamente, entonces pude ver que le faltaba el ojo izquierdo, en ves de eso tenia uno artificial, se podía distinguir porque justo en el centro de la pupila había una luz celeste inactual. Me señalo a una de las casas metálicas del lugar, la mas grande de todas y la que tenia un gran letrero con 3 letras gigantes de neón en las que decía “BAR”, en ese momento me sentí un poco estúpido, pero no podía perder el tiempo, me dirigí con paso apresurado, pero al oír el seguro de una pistola siendo quitado me alarmo, el anciano había desenfundado y seguramente me estaba apuntando. —Si realmente piensas entrar allí, seria mejor que te fueras ya chaval.— No sabia que auténticos motivos tenia para decir eso, si pretendía proteger a alguien o si pretendía acabar con una posible amenaza para el. Le respondí con voz calmada: —Por su propio bien, baje esa arma— A lo que el me respondió sin demora: —¿Y si no lo hago?— En ese momento tenia mi mano metida dentro de la bolsa que llevaba, sujetando la pistola que tenia dentro, mi traje podría soportar perfectamente las balas de un revolver, pero quería darle una oportunidad al anciano de salir de esta de una pieza. Tras unos segundos de silencio, el anciano rompió el silencio con su voz,diciendo: —No creo que vaya ha hacer eso, chico.— Baje mi cabeza ligeramente y respondí: —Lastima…— De un rápido movimiento, me agache y me gire, el anciano reacciono y disparo, pero la bala paso por varios centímetros mas arriba de mi cabeza, en cambio estaba apuntando directo a su corazón antes de que pudiera reaccionar y apartarse de la trayectoria, tras el petardeo y el fogonazo de mi pistola, el anciano cayo de espaldas al pequeño oasis, su cuerpo se hundió lentamente y empezaron a devorarles una especie de pirañas, al final el charco si que había peces, contrario a mi suposición. Volví a dirigirme al pueblo, esta vez con mi pistola desenfundada y listo para cualquier cosa que pudiera venir de ahora en adelante. En el pueblo reinaba el silencio, solo el ligero silbido del viento el chirrido del metal oxidado perturbaban la tranquilidad del lugar, con paso firme me dirigí a la entrada del local, Toda la estructura era negra y metálica, como si de una casa prefabricada se tratase, mi común en las colonias del espacio, la puerta del local era la de una compuerta que habían modificado para que pudiera abrirse hacia los dos lados, ademas de que habían sacado todo el mecanismo de cerrado. Era un trabajo sencillo, pero la limpieza de los cortes mostraba destreza con las herramientas. Le di un ligero empujón, que fue suficiente para que esta se abriera lentamente con un constante y débil crujir del metal oxidado. El interior era desastroso, había arena por todas partes, los muebles de madera desgastados y el olor a alcohol era demasiado fuerte, cualquiera diría que encender una cerilla allí dentro seria suficiente para hacer arder todo el lugar. El local no estaba vacío, había un tabernero gordo y calvo, con una camisa gris con manchas en las mangas, luego estaban unos cuantas personas cubiertos con harapos y guardapolvos castaños, eso era prácticamente un uniforme para los mercenarios autónomos, ya que eran fáciles de conseguir y permitía esconder tanto armas como armaduras debajo de esta. Por ultimo había un chaval sentado en un taburete delante de un enorme piano, no llegaba a verle la cara, pero solo por su ropa recién lavada y reloj brillante, era de suponer que era mas pulcro que un simple mercenario, ya entraría en detalles de quien es mas adelante. Di un paso al interior del  destrozado bar y justo cuando me dispuse a hablar, el tabernero había sacado una escopeta recortada de debajo de la barra y me apuntaba con el, mire a mi alrededor y la mayoría de los presentes también me estaban apuntando con sus respectivas armas, me di prisa en contarlas, 3 metralletas ligeras, un revolver de calibre 40, dos escopetas contando la del tabernero y un rifle de asalto. Ninguna arma láser o térmica, ninguna arma lo bastante potente para atravesar el blindaje de mi traje de un solo disparo, tenia que ser cuidadoso con mis acciones, me dispuse a hablar. Aclare mi garganta y intente presentarme, pero antes de llegar a decir palabra, el tabernero abrió fuego. El impacto fue directo en el pecho, de la potencia me tiro hacia atrás, podía sentir como una de mis costillas se había roto, pero procure no moverme, que me dieran por muerto y que se acercaran a comprobar mis constantes vitales. Tenia mi pistola y mi cuchillo en mis manos, fue un alivio saber que no las había soltado por el impacto, el tener que recogerlas podría costarme un par de tiros. Escuche los pasos de los mercenarios que se estaban acercando, no podía precipitarme a dejar que me rodeasen, espere a que el segundo mercenario saliera para actuar. Con un rápido movimiento con mi brazo derecho, ataque al tobillo de un mercenario, antes de que este se cayera al suelo, lo agarre con mi brazo izquierdo y lo hice caer encima mío, lo sujete mejor con la derecha y use mi izquierda para disparar al  desprevenido mercenario que acababa de salir, tres disparos al pecho. Luego apunte al interior del bar, tenia aun a tiro al tabernero así que no perdí la ocasión de dispararle en la frente, este cayo muerto contra las botellas de alcohol de la pared, rompiéndolas y derramando el licor por todo el suelo. Eso alarmo al resto de mercenarios, sin perder tiempo le corte el cuello a mi escudo humano y me dispuse a cerrar la puerta para ganar un poco de tiempo. Con la puerta cerrada comprobé las armas de los que acababa de abatir, una de las metralletas ligeras y la escopeta. Las recogí del suelo y me dispuse a aprovechar las balas que les quedasen, enseguida sonó el crujir del metal de la puerta al ser reventada de una patada, el mercenario me miro y enseguida se echo hacia atrás para evitar recibir el disparo de la escopeta que estaba sujetando. Aunque sus esfuerzos fueron en vano, protegió al que estaba justo detrás de el del ataque, recargue la escopeta y me dispuse a abrir fuego con la metralleta ligera, aunque los mercenarios se habían cubierto tumbando las mesas de madera y se quedaron agachados detrás de estas. Aun con todo este jaleo, el joven pulcro seguía sentado tocando el piano. Seguí disparando al los mercenarios mientras me acercaba y cuando se le acabaron las balas a la metralleta, esperando que creyeran que era una granada, la lance detrás de la mesa y grite —¡Granada!— Aunque solo uno se lo creyó y salió disparado a la barra, aunque no la alcanzo antes de recibir el disparo de mi escopeta.

La solté y me volví a usar mi cuchillo y mi pistola, estaba lo bastante cerca como para abatir a los que se ocultaban detrás de la mesa. Tras un par de disparos, la pelea había concurrido, siendo yo el único en pie, ademas del chico del piano que había dejado de tocar.

Ahora se encontraba de pie delante mío, llevaba unas gafas de sol con lentes circulares, aun con todo el destrozo ocurrido a su alrededor, su ropa estaba impecable sin ninguna mancha y con una actitud calmada, como si tuviera el control de la situación, se quedo en silencio mientras se prendía un cigarillo, levanto la cabeza y me miro con cierto desprecio y superioridad, chasqueo los dedos y de repente sentí como algo invisible a mis ojos me lanzaba contra una de las paredes del lugar. Pude sentir el crujido de mis huesos al chocar, el constante combate me había desgastado y ya no podría seguir el ritmo por mucho más. Perdí el equilibrio y me caí al suelo, intente recuperar la compostura lo antes posible, pero esa fuerza invisible volvió a lanzarme contra la pared sin darme un respiro. Estaba claro que era lo que pasaba aquí, ese tipo estaba infectado con el virus Cham, cosa que le debía haber dado algún tipo de poder telequineticos, era molesto enfrentarse a los infectados del virus Cham, se creen superiores a todo y que ellos no tienen porque seguir las reglas. Aun así no era al primero al que me enfrentaba, ni seria el ultimo.

Con un veloz movimiento recogí mi cuchillo y lo lance contra mi oponente, el se sorprendió de mi velocidad y mientras se concentro en detener el cuchillo con sus poderes, desenfunde mi pistola, recargue con mi cargador de emergencia y apunte contra el, la única bala de este cargador era especial, era una bala de punta hueca modificada, con una pequeña carga de pólvora en su interior, al impactar, la bala se rompe, esparciendo la pólvora por el lugar para que luego las chispas que dejo la bala al romper prendan la pólvora y envuelvan al objetivo en llamas, primero pensé en dispararle a el, pero podría detener la bala con sus poderes, luego en sus pies, pero no le detendría lo suficiente para recuperar el cuchillo o volver a mi otro cargador, por ultimo, apunte a mi cuchillo, que estaba suspendido en el aire cerca de la cara de mi adversario, sin pensármelo dos veces, dispare al filo de mi cuchillo, el reacciono intentando evitar la bala usando el cuchillo, caso error, la bala se rompió al tocar la fina hoja del cuchillo, y la pólvora se esparció por el aire, cuando esta entro en contacto con el cigarrillo encendido del chico, el aire alrededor de su cara se prendió en llamas y por ende, su cara también. soltó un alarido mientras se llevaba las manos a la cara, entonces el cuchillo volvió a caer al suelo y yo no perdí la oportunidad de lanzarme contra el, recogí el cuchillo del suelo en una acrobática voltereta para luego con un movimiento largo y en diagonal, desgarrar la carne de la garganta de mi enemigo. Entonces, el silencio del lugar solo era interrumpido por el ligero gorgoteo de la sangre. Guarde mi cuchillo y mi pistola, mi trabajo aquí había acabado, ese debía de ser el líder de esos mercenarios que tantos problemas me habían causado, al menos, debía de ser un miembro importante para tanta seguridad, en todo caso, si aun quedaban miembros, acabarían llegando hasta mi y yo les daría el final que se merecen. Me detuve justo a la entrada del bar, en la pared junto a la entrada había colgado un espejo con salpicaduras de sangre, por un momento observe atentamente mi reflejo, el polvoriento guardapolvos oscuro, la mascara gris y desgastada con solo uno de los dos lentes verdes, se podia ver uno de mis ojos a través del agujero resultante, esa mirada fría, calculadora y cargada con un fuerte instinto asesino. Acababa de eliminar un pueblo entero solo por un impulso de ira, estaba claro que había cambiado mucho desde que me aliste, aunque no era de extrañar,no hubiera sido capaz de sobrevivir a todo lo que había pasado desde entonces, era débil, ingenuo y inocente, ahora soy frió, calculador y paranoico. Pero soy mucho mas fuerte, he sacrificado cada gramo de humanidad que tenia a cambio de la fuerza para poder sobrevivir. Sin querer me he convertido en el asesino perfecto, no me queda nada dentro que pueda romperse por la culpa o el remordimiento, no me queda compasión o emoción que pueda interferir con mi misión, ya no queda nada más en mi interior que me reconozca como ser humano. Solo mi nombre, aunque lo oculte con un alias, uno perfecto para lo que soy, soy un monstruo al que ya no le queda nada, soy un monstruo que acabara con todos los iguales a el en su camino. Soy “Hollow”, un agente del C.O.T. que no tiene nada que perder y por ello, soy el mas indicado para mancharse las manos de miles de malvados. Tras terminar de reflexionar sobre que soy, salí por la puerta a paso ligero, en dirección al proximo monstruo al que deba matar. No por venganza, no por codicia ni placer, ni siquiera honor, solo la justicia que ninguna buena persona debería realizar.

         

Fin.

Lost Archive: Donde el honor no importa
Segunda parte del relato que escribi hace tiempo, aunque es mas bien una precuela que una secuela
Loading...
Asreed Reaper by MarioSantis
Asreed Reaper
Primeras pruebas para mejorar el estilo
First test to improve the style
Loading...
  ========Castellano========
Tras el problema de la tablet he sufrido una pequeña crisis existencial, por verme sin un objetivo claro en la vida, pero ya me he recuperado, creo...
He tenido tiempo para reflexionar y creo que va siendo hora de hacer muchos cambios si quiero conseguir lo que de verdad quiero.
Lo primero de todo sera abandonar por completo los grupos de rol en los que estoy, con las clases no me queda apenas tiempo, si intento mantenerme activo en ellos al final no tendre tiempo para hacer nada bien.
Segundo, voy a hacer algo con este sentimiento de incompleto que siento con mi estilo actual de dibujo. Voy a buscar desde las bases que es lo que falta, que sobra, buscar lo que lo hace "mio" y mejorarlo, cuando lo consiga, centrare el cien por cien de mi atención en dibujar.
Tercero. Si voy a empezar de cero con esto, voy ha hacerlo bien. El comic sera suspendido indefinidamente. Una vez arregle mi estilo, empezare desde cero el comic, y esta vez sera la definitiva, poniendo toda la carne en el asador, usando el cien por cien de lo que he ido consiguiendo en estos años.
Quarto y mas importante. Adios a esta cuenta.
Una vez encuentre lo que busco y decida empezar de cero, lo hare de verdad, desde una cuenta completamente nueva. Una vez la cree lo pasare por journal por aquí. Pero hasta entonces, seguire por aquí un poco mas. 

No os preocupeis, no me ire hasta terminar todo lo que falta que prometi

========English========
After the problem with the tablet I suffered a little existencial crisis, I feel like I had no clear objective in my life, but now I feel better, I think...
I had time to think about a lot of things, and I think its time to make some changes if I want to reach what I really wish to do.
First, I will say godbye to all roleplay group where I am, With the class I don't have much time and if I want to stay active on the groups at the end I wont have enough time for nothing.
Second, I will do something with this feeling of imcomplete what I have with my drawn style. I will search from the bases for what is missing and with is not needed, find what makes it "mine" and improve it, when I acomplish that, I will focus only on drawn.
Third, If I will start form the beginning, I will do it well. My comic is paused undefined. When I fix my style, I will start again the comic, and this time will be the last one, I will put all I got, everything I learned and obtained this years.
fourth and most important. Godbye to this account.
Once I find what I want and decide to start from scratch, I'll do for real, from a completely new account. Once that happends, I will put another journal here. But until then, I will continue here a little more.

Don't worry, I will not go anywhere until i finish all the left I promised
Vale, primero recapitulemos, hace un tiempo, uno de los gatos de mi hermana se comió el cable de la tablet, dejándolo parecido a un collar de macarrones caseros. tras conseguir el dinero suficiente, lo mande a arreglar en una tienda, porque se tenia que sustituir TODO el cable por lo jodido que estaba. Ahora el cable estaba bien, pero por alguna razón ha empezado darme problemas con algún falso contacto que tiene, me lleva pasando un rato pero creia que no seria para tanto, ahora tengo que volverle a cambiar el cable si o si.
La ultima vez tardaron como una semana en arreglarme el problema, así que creo que esta vez tardaran mas o menos lo mismo. Esto me ha jodido pero bien, ahora que estaba por acabar un par de trabajos pendientes. pero ire subiendo algunos esbozos que tengo a lápiz de todo lo preparado.
Siempre hay un precio by MarioSantis
Siempre hay un precio
Probando el estilo Inked un poco mas.
Tenia planeado hacer los dibujos monocromáticos pero creo que en escala de grises con ligera iluminación coloreada en ciertos elementos le da mas caracter.
Este OC tiene una de las personalidades mas desarrolladas de todas, Sigue un ideal de ser un héroe, pero lo que a vivido a lo largo de su vida le ha hecho cuestionarse su humanidad y ha acabado aceptando su oscuridad y esta dispuesto a sacrificarlo todo para proteger lo poco que aun consigue recordarle que aun es humano. Podría entrar en detalles pero eso ya seria spoiler.
Loading...

Donate

MarioSantis has started a donation pool!
110 / 5,000
Cualquier donación se agradecerá ^^

You must be logged in to donate.
  ========Castellano========
Tras el problema de la tablet he sufrido una pequeña crisis existencial, por verme sin un objetivo claro en la vida, pero ya me he recuperado, creo...
He tenido tiempo para reflexionar y creo que va siendo hora de hacer muchos cambios si quiero conseguir lo que de verdad quiero.
Lo primero de todo sera abandonar por completo los grupos de rol en los que estoy, con las clases no me queda apenas tiempo, si intento mantenerme activo en ellos al final no tendre tiempo para hacer nada bien.
Segundo, voy a hacer algo con este sentimiento de incompleto que siento con mi estilo actual de dibujo. Voy a buscar desde las bases que es lo que falta, que sobra, buscar lo que lo hace "mio" y mejorarlo, cuando lo consiga, centrare el cien por cien de mi atención en dibujar.
Tercero. Si voy a empezar de cero con esto, voy ha hacerlo bien. El comic sera suspendido indefinidamente. Una vez arregle mi estilo, empezare desde cero el comic, y esta vez sera la definitiva, poniendo toda la carne en el asador, usando el cien por cien de lo que he ido consiguiendo en estos años.
Quarto y mas importante. Adios a esta cuenta.
Una vez encuentre lo que busco y decida empezar de cero, lo hare de verdad, desde una cuenta completamente nueva. Una vez la cree lo pasare por journal por aquí. Pero hasta entonces, seguire por aquí un poco mas. 

No os preocupeis, no me ire hasta terminar todo lo que falta que prometi

========English========
After the problem with the tablet I suffered a little existencial crisis, I feel like I had no clear objective in my life, but now I feel better, I think...
I had time to think about a lot of things, and I think its time to make some changes if I want to reach what I really wish to do.
First, I will say godbye to all roleplay group where I am, With the class I don't have much time and if I want to stay active on the groups at the end I wont have enough time for nothing.
Second, I will do something with this feeling of imcomplete what I have with my drawn style. I will search from the bases for what is missing and with is not needed, find what makes it "mine" and improve it, when I acomplish that, I will focus only on drawn.
Third, If I will start form the beginning, I will do it well. My comic is paused undefined. When I fix my style, I will start again the comic, and this time will be the last one, I will put all I got, everything I learned and obtained this years.
fourth and most important. Godbye to this account.
Once I find what I want and decide to start from scratch, I'll do for real, from a completely new account. Once that happends, I will put another journal here. But until then, I will continue here a little more.

Don't worry, I will not go anywhere until i finish all the left I promised

Journal History

AdCast - Ads from the Community

Comments


Add a Comment:
 
:iconzuhari:
Zuhari Featured By Owner Feb 20, 2015  Hobbyist General Artist
Gracias por el :+fav: de Moltres!
Que tengas un lindo día :)
Reply
:iconshadowtailsderol:
ShadowtailsDerol Featured By Owner Feb 20, 2015  Hobbyist Artist
Thanks foelr a lot of stuff. Since you have faved my vampire list you get a free vampire gift. Tell me the specie you prefer and how you want it.
Reply
:iconmariosantis:
MarioSantis Featured By Owner Feb 20, 2015  Student Digital Artist
Oh thanks ^^
I will comment the bio and details on the vampire list.
But a question, i can write it in spanish? It will more easy to me to describe it.
Reply
:iconshadowtailsderol:
ShadowtailsDerol Featured By Owner Feb 20, 2015  Hobbyist Artist
I will use a translater so go ahead.
Reply
:iconmariosantis:
MarioSantis Featured By Owner Feb 20, 2015  Student Digital Artist
With the translater can be something wrong, I don't trust them.
So I will wirte it on english
Reply
(1 Reply)
:iconellbellks:
Ellbellks Featured By Owner Feb 18, 2015  Student
thanks for the fav
Reply
:iconjavinine:
JaviNine Featured By Owner Feb 18, 2015   Digital Artist
Gracias por apreciar mi arte :D
Reply
:iconcheezitsmastah:
CheezitsMastah Featured By Owner Feb 17, 2015  Hobbyist General Artist
Thanks for the fave!
Reply
:iconarticdungeon:
ArticDungeon Featured By Owner Feb 17, 2015  Hobbyist Traditional Artist
Thanks.
Reply
:iconsambo1996:
sambo1996 Featured By Owner Feb 17, 2015  Hobbyist Traditional Artist
thanks for the fave :)
Reply
Add a Comment: